Informe de Labores



  • Mensaje del Rector
  • Galería de Autoridades
  • Consejo Universitario
  • Galería de Decanos
  • Organigramas
  • Autoridades Académicas y Administrativas
  • Directores de Carrera
  • De lo Académico, la investigación y gestión docente
  • Del Bienestar y Desarrollo Humano
  • Desarrollo Tecnológico
  • De la Internacionalización
  • Infraestructura
  • Gremial
  • De las vinculaciones, extensión social y cultural
  • Proyectándonos hacia el futuro
  • Extracto Sesion Solemne
  • Libro del Rector, Memorias

 


Reseña de la obra

En agosto del 2006 se cumplirán cinco años de haber asumido el mandato que nos otorgó la Comunidad Universitaria para que dirijamos la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil.

Cada tiempo enfrenta sus propios desafíos y celebra sus logros. Nuestra tarea ha sido tomar la posta de historia y tradición que recibimos, e impulsarla en un proceso que alinea a la Universidad con los retos actuales. Ello debía ser así, no solo para estar a tono con la época, sino para que la institución siguiera siendo, como lo es, un referente fundamental en su función formativa, teniendo en cuenta que su ámbito de influencia marca pautas para el conjunto de la sociedad.

El concepto de Universidad que ha sido nuestro norte, se expresó en una propuesta programática consensuada que formuló siete líneas de gestión. Líneas que pueden resumirse en una palabra: liderazgo. El gran objetivo que hemos alcanzado es que la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, con el impulso de una estrategia coherente, ha marcado pautas que se proyectan y expanden a partir del principio de la excelencia.

La implementación de la propuesta programática que hoy en este documento testimoniamos, fue siempre articulada desde una visión de metas que con sano orgullo podemos mostrar porque se han realizado a cabalidad y en muchos de los casos sobrepasaron las propuestas iniciales.

Un decir popular afirma que obras son amores, y no buenas razones. Nosotros afirmamos que las buenas razones lo son porque están traducidas en hechos, en resultados. No de otra manera, desde nuestra inspiración cristiana, entendemos la parábola de los talentos. Por ello, además como premisa, queremos agradecer en primer lugar a Nuestro Señor Jesucristo, por habernos dado la bendición que nos ha acompañado en estos años y que nos ha permitido contar con la suficiente entereza para entregarnos por completo a la tarea de proyectar a la Universidad para el Siglo XXI.

Agradecer a la Comunidad Universitaria la confianza depositada, decirle que nos esforzamos cabalmente y que dimos lo mejor de nosotros para honrar el compromiso que nos fue entregado en el 2001, no es un formulismo obligado a finales del período; es a penas una muestra clara del profundo respeto que nos inspira la acción responsable de docentes, directivos, funcionarios, estudiantes, empleados y demás colaboradores de la Universidad que se sumaron proactivamente a la realización de las metas institucionales. De igual modo reconocer a los miembros del Consejo Universitario en el lapso del 2001 al 2006 por el invaluable aporte al Alma Mater.

La Universidad Católica de Santiago de Guayaquil seguirá proyectándose en el tiempo porque el espacio de la formación no tiene límites y gracias a que siempre estará sustentanda en la coincidencia de sus dos principios fundamentales que asumen, la importancia de la renovación permanente que supone la Ciencia , con la necesaria trascendencia, ética y humanidad que implica la Fe.

Dr. Michel Doumet Antón

Rector


(continúa en edición impresa)